miércoles, 7 de diciembre de 2016

Cultura de la misericordia

Beato Angelico, Misterio de la Encarnación (1445), detalle,
Museo del Prado (Madrid)

Una cultura y un tiempo de misericordia. Así es, debe ser, el tiempo de la Iglesia. Y así lo propone la carta apostólica Misericordia et misera, al concluir el Jubileo extraordinario de la misericordia (20-XI-2016).

            El nombre del documento procede de San Agustín, cuando comenta el encuentro entre Jesús y la adúltera (cf. Jn 8, 1-11). A propósito de este pasaje del Evangelio es sorprendente que el Papa afirme: “Su enseñanza viene a iluminar la conclusión del Jubileo Extraordinario de la Misericordia e indica, además, el camino que estamos llamados a seguir en el futuro”. Un camino que podemos ver jalonado en cinco puntos.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Mirar, comprender y acompañar a las familias

En su carta apostólica Misericordia et misera, al concluir el Jubileo extraordinario de la misericordia (21-XI-2016), escribe el Papa Francisco que en medio de una situación como la nuestra, de crisis familiar, "es importante que llegue una palabra de consuelo a nuestras familias" (cf. n. 14).

Se refiere al matrimonio ante todo como un don, como “una gran vocación a la que, con la gracia de Cristo, hay que corresponder con el amor generoso, fiel y paciente”.


De ahí nace la belleza inmutable de la familia, que permanece a pesar de numerosas sombras y propuestas alternativas, haciendo que la alegría del amor que se vive en las familias sea también la alegría de la Iglesia (cf. Amoris laetitia, n. 1).

Al mismo tiempo –continúa diciendo– ese camino y proyecto de amor entre un hombre y una mujer a veces se interrumpe por el sufrimiento, la traición y la soledad.

Por otra parte, “la alegría de los padres por el don de los hijos no es inmune a las preocupaciones con respecto a su crecimiento y formación, y para que tengan un futuro digno de ser vivido con intensidad”.

domingo, 16 de octubre de 2016

"Amoris laetitia" en cuatro palabras

Austen Ivereigh, biógrafo del Papa Francisco y cofundador de "Catholic voices", ha explicado la exhortación Amoris laetitia por medio de cuatro claves. Las recojo con muchos de sus argumentos, considerándolas como dimensiones, flashes o miradas complementarias, y las desarrollo a mi manera: descentralización, discernimiento, integración y acompañamiento.


sábado, 1 de octubre de 2016

Educadores y catequistas de lo esencial

¿Qué es lo esencial para educar en la fe? Porque la catequesis es eso, formar en la fe. Y no es solamente para los niños. Formar a otros es arte que requiere sabiduría, como lo es educar o formar para la vida cristiana. ¿Qué es lo importante, lo prioritario, lo central? ¿Cómo debe ser enseñado o transmitido? ¿Y cuál es el perfil del educador y del catequista?


En su homilía durante el jubileo de los catequistas (25-IX-2016), el Papa Francisco ha glosado unas palabras de San Pablo en su carta a Timoteo. Le pide que guarde «el mandamiento sin mancha ni reproche» (1 Tm 6,14). Parece que el apóstol quiere que mantengamos nuestros ojos fijos en lo que es esencial para la fe, en el centro de la fe.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Pasar de la indiferencia al encuentro



En una de sus homilías en Santa Marta, el martes 13 de septiembre, Francisco ha reflexionado de nuevo sobre la cultura del encuentro. El encuentro implica mirar, tocar, hablar.

A menudo, las personas se cruzan, pero no se encuentran”. Ante el cortejo fúnebre de una viuda que va a enterrar a su hijo único, Jesús no pasa de largo, sino que se mueve a la compasión. Es la primera vez que el Evangelio habla de la compasión de Jesús. Más adelante los evangelistas recogen la compasión de Jesús ante la muchedumbre que le sigue, como también ante las hermanas de Lázaro, su amigo que ha muerto. Ahora, ante la viuda de Naín, Jesús se acerca a la mujer, la encuentra de verdad y luego hace el milagro.


viernes, 12 de agosto de 2016

Vivir desde el encuentro con Jesús

Como conclusión de las jornadas con los jóvenes en Cracovia, el Papa Francisco les ha propuesto vivir desde el encuentro con Jesús (Homilía de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud, Cracovia, 31-VII-2016). Ahora bien, ese encuentro es iniciativa de Jesús mismo: “Jesús desea acercarse a la vida de cada uno, recorrer nuestro camino hasta el final, para que su vida y la nuestra se encuentren realmente”.

Así como se puede ver en el encuentro de Jesús con Zaqueo, también los jóvenes, deben vencer tres obstáculos, que explica el Papa muy pegado a la situación real de los jóvenes, hablándoles de las virtudes cristianas más importantes con el vocabulario de su cultura digital.

lunes, 8 de agosto de 2016

No adormecerse, dejar huella

En la vigilia de oración, durante la Jornada mundial de la juventud, los jóvenes se han encontrado con los rostros de tantos otros, de todo el mundo, que no son anónimos sino miembros de una misma familia. “Nuestra respuesta a este mundo en guerra –les ha dicho Francisco– tiene un nombre: se llama fraternidad, se llama hermandad, se llama comunión, se llama familia” (Palabras durante la Vigilia de oración, Cracovia, 30-VII-2016).

Después de la muerte de Jesús y antes de Pentecostés, los apóstoles estaban encerrados por miedo, atenazados por el entorno, arrinconados en una pequeña habitación, quietos y paralizados. “En ese contexto –señala el Papa–, pasó algo espectacular, algo grandioso. Vino el Espíritu Santo y unas lenguas como de fuego se posaron sobre cada uno, impulsándolos a una aventura que jamás habrían soñado. La cosa cambia totalmente”.

Seguir el blog

Seguidores

Madre de la Iglesia

Madre de la Iglesia
¡Muchas gracias a todos los seguidores!