martes, 19 de mayo de 2015

Sobre el miedo y el amor


M. Chagall, litografía sobre La Odisea (1974)

Francisco no desea que nos quedemos bloqueados por el miedo, porque el miedo nos debilita, nos empequeñece, nos paraliza (cf. Homilía en Santa Marta, 15-V-2015). Por otra parte, Jesús nos manda amar. Pero ¿se puede mandar el amor? ¿Qué pensaríamos si alguien nos dijese: “te mando que me ames”? ¿Y si tenemos miedo a amar?

miércoles, 15 de abril de 2015

Jesús, rostro de la misericordia

M. Chagall, Crucifixión blanca (1938), Instituto de arte de Chicago

Con la bula de convocación para el Jubileo extraordinario de la Misericordia, Misericordiae Vultus (11-IV-2015) se abre un periodo preparatorio de oración y estudio, diálogo y acción. Es un camino, el de la misericordia, que la Iglesia viene recorriendo desde su comienzo, más intensamente desde mediados del siglo pasado; y que ahora Francisco propone como catalizador de un impulso nuevo.

Para facilitar la lectura del texto del Papa y su asimilación, cabe estudiarlo distinguiendo algunas partes (distinción que es nuestra, no del documento).

lunes, 23 de marzo de 2015

La Cruz, prueba de amor

Giotto, Domingo de Ramos (h. 1305), 
capilla Scrovegni, Padua (Italia)



El Domingo de Ramos de 2013, el Papa Fracisco ha hablado a los jóvenes de alegría y cruz. Un año después nos preguntaba a cada uno quién somos y cómo nos situamos ante la pasión del Señor.

Muchas representaciones artísticas –por ejemplo el cuadro de Giotto– nos muestran cómo debió de ser el “primer” Domingo de Ramos.

Con serenidad va Jesús al encuentro de su pasión y acepta la alegría de los niños y de la gente sencilla que le aclaman.

“Jesús –observa el Papa– ha despertado en el corazón tantas esperanzas, sobre todo entre la gente humilde, simple, pobre, olvidada, esa que no cuenta a los ojos del mundo. Él ha sabido comprender las miserias humanas, ha mostrado el rostro de misericordia de Dios y se ha inclinado para curar el cuerpo y el alma” (Homilía en el Domingo de Ramos, 24-III-2013).

viernes, 20 de marzo de 2015

Anunciar la misericordia

C. H. Bloch, Cristo curando al enfermo en Betsaida (1883)


Con motivo de los 50 años de la clausura del Concilio Vaticano II, Francisco ha anunciado un Año santo o un jubileo extraordinario sobre la misericordia. Señala el diccionario que la misericordia es la virtud que inclina el ánimo a compadecerse de los trabajos y miserias ajenos. Casi lo dice la misma palabra: misericordia, llevar las miserias (de los demás) en el corazón.

Desde el principio de su pontificado, Francisco viene subrayando especialmente que estamos en tiempo de misericordia. Señala que la verdad debe estar unida a la misericordia y viceversa, porque la misericordia es el estilo de Dios. Cabe explorar su documento programático, la exhortación Evangelii gaudium, en busca de sus propuestas sobre la misericordia. 

miércoles, 18 de marzo de 2015

Sueños de Dios

Dios piensa en cada uno de nosotros, sueña con nosotros, 
“quiere ‘recrearnos’, hacer nuevo nuestro corazón, para que triunfe la alegría” (Francisco)

En una de sus homilías de Santa Marta (16-III-2015), el Papa Francisco plantea cómo debe de ser el soñar de Dios con nosotros.

Comienza leyendo un pasaje del libro de Isaías (65, 17-21): “Así dice el Señor: Mirad: yo voy a crear un cielo nuevo y una tierra nueva”. Y observa que se trata de una segunda creación más maravillosa que la primera, porque Dios rehace el mundo destruido por el pecado; y lo rehace renovándolo todo en Jesucristo.

Y al renovarlo todo, Dios manifiesta su inmensa alegría. El Señor tiene tanto entusiasmo: habla de alegría y dice: “Me gozaré de mi pueblo”. Esto, señala Francisco, es como si fuese un sueño del Señor, de Dios que sueña con nosotros. Como si se dijera: “Qué bonito cuando estemos todos juntos, cuando estemos allí, o cuando aquella persona, aquella otra… camine conmigo…”. Como sueñan los novios en su futuro.

jueves, 12 de marzo de 2015

Conciencia y mensaje cristiano


No solo la corrupción y el terrorismo, lacras sociales que nos afectan cada día, sino el funcionamiento normal de las instituciones, la comunicación y la educación, la política y la ciencia, el mundo del deporte y del arte, la familia, etc., dependen mucho de cómo se enfoque el papel de la conciencia y de las actitudes personales hacia el mismo. ¿Qué aporta el mensaje cristiano a la conciencia?

En una conferencia que pronunció Joseph Ratzinger en Dallas (Texas) en febrero de 1991 (*) debate precisamente el sentido de la conciencia y la educación de la conciencia, y lo ilumina desde la perspectiva cristiana.

martes, 3 de marzo de 2015

Normas morales y educación

La ética necesita normas. Pero una ética solamente de normas 
puede degenerar en intolerancia, tiranía o intelectualismo.

En un mundo que se ha vuelto bastante complejo, la Ética sirve para navegar en la propia acción. Y ante la demanda de Ética por todas partes, conviene que recordemos que no hay Ética sin normas. La necesidad de normas morales no viene primero de la religión, sino que se deduce ante todo de la razón humana, tal como estudia la Ética. 

Por tanto los agentes educativos (maestros, madres y padres de familia, políticos, científicos, periodistas, artistas, etc.) tienen la responsabilidad de proponer, sobre todo a los jóvenes, modelos de conducta acordes a la razón humana y a la dignidad de las personas.

Siendo las normas morales necesarias, sin embargo no son suficientes, pues necesitan de los valores o bienes y de las virtudes.

Seguir el blog

Seguidores

Madre de la Iglesia

Madre de la Iglesia
¡Muchas gracias a todos los seguidores!